Seguir · Mimí · eldesvandemimi@hotmail.com · Twitter · Revista

martes, 3 de abril de 2012

#367

Ha vuelto. Es capaz de acariciarte con sus dedos y hacerte trizas con sus huesos. Puede hacer cosas inimaginables consigo misma. Vive de sus propias destrucciones y su falta de sentido común. ¿Quieres romperte alguna parte del cuerpo? ¿Quieres morir sin sentirlo siquiera? Búscala. No vive en un sitio concreto, aunque muchos dicen haberla encontrado en los brazos de aquel acantilado. Ella te ayudará a dejar este mundo si de verdad es lo que quieres. Bueno, y aunque no lo quieras.


Su vestido de gasa blanca sigue impecable, ocultando así su inexistente corazón. Aquel corazón que una vez fue destrozado, mutilado. No era un corazón con el que uno pudiera jugar, ya no más. No podías tenerlo entre tus manos, pues la sangre que manaba de él lo hacía resbaladizo, haciendo que cayese al suelo sin apenas rebotar. Su cabeza seguía igual, pero su cerebro había dejado de funcionar. Se movía por impulsos. Sus sentimientos estaban en off.


Había que tener cuidado si no querías acabar viviendo junto a ella. Cuenta la historia que sus ojos son del color  de la luna. Se dice que no se trata más que de una niña asustada. Se dice que se alimenta de tu propia vida.


¿Y quién soy yo? Solo soy la sombra que logró que cerrara los ojos y no los volviera a abrir. O al menos, eso creía yo.

3 comentarios:

  1. Qué misterio desprende Lily. Quiero seguir conociéndola :):)

    (mimos con azúcar)

    ResponderEliminar
  2. Me. Dio. Escalofríos.
    Mil años sin pasar por acá, y acabo de leer un tremendo texto, buenísimo.
    Un abrazo <3

    ResponderEliminar

¡Hola! Acabas de decidir garabatear algo para mi, espero de todo corazón que te haya gustado mi blog.
¡Un besito! ¡Y gracias por pasar!
(¡Ah! Y no olvides que puedes quedarte en el desván ^.^ )