Seguir · Mimí · eldesvandemimi@hotmail.com · Twitter · Revista

sábado, 26 de noviembre de 2011

#334

Tiempo atrás se habían sentado allí donde podían ver despegar los aviones. Hacía mucho frío. Elisa tenía que irse, pero ninguno de los dos se atrevía a decirlo en voz alta, ninguno se atrevía a decir nada. Se acomodaron en el silencio y sumidos en un abrazo esperaron a que el reloj dictara la sentencia... 


Los aviones se alejaban y las manos de Allan temblaban, al igual que las de Elisa. Ella había dicho que volvería, pero Allan sabía que no era cierto. La distancia ya le estaba pesando demasiado incluso sin su partida. El dolor era tan profundo que ninguno tuvo el valor suficiente para decir "Te echaré de menos", aunque esas palabras retumbaban en ambas mentes.


Los aviones se alejaban y de repente los altavoces anunciaron el vuelo de Elisa. Antes de que ella subiera al avión sólo hubo un beso y una mirada triste. Después, ella arrastró su maleta por la terminal, tan deprisa que apenas podría recordar que mientras lo hacía, ella se secaba las lágrimas que brotaban de sus ojos.


Ella se subió a ese avión y él se quedó olvidado en un rincón del aeropuerto, abrazado a lo poco que le quedaba de su olor. Vio cómo despegaba su avión, cómo un intenso frío traspasaba su piel y se acoplaba a su alma y como, despacio, ella desaparecía de su vida. 


Dos horas más tarde, tumbado en el sofá cubierto con una manta, los ojos enrojecidos de tanto llorar y un té caliente en sus manos, encendió el televisor y puso las noticias. Entre aquellas voces de los presentadores, sonó una taza estampándose contra el suelo y el líquido que este contenía en su interior serpenteando por el parquet. El vuelo de Elisa se había estrellado en el mar.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el texo, aunque que penita lo de el final...

    besitos desde
    http://thediaryofhowdoilook.blogspot.com/

    ResponderEliminar

¡Hola! Acabas de decidir garabatear algo para mi, espero de todo corazón que te haya gustado mi blog.
¡Un besito! ¡Y gracias por pasar!
(¡Ah! Y no olvides que puedes quedarte en el desván ^.^ )